XXVI Festival de Música Contemporánea 2024

Trino Zurita

09 de marzo a las 20:00

Concierto de Trino Zurita (violonchelo solo). En la senda de lo intangible.

Programa:

  • Los resquicios umbríos* (2022) Alejandro Cano.
  • Sator: Mosaic* (2011) Enrique Bustos.
  • Lur (1997) María Eugenia Luc.
  • Am Grabe Ferenc Liszt (2014) Josep Soler
  • Inmanencia (2012) Francisco Martín Quintero
  • Sabah (2006-rev. 2019) Eneko Vallido

* Estreno absoluto

Notas al programa

Alejandro Cano (1992-): Los resquicios umbríos

Los resquicios umbríos (2022) está basada en la obra homónima del artista Omar Barquet. En dicha obra, se aprecia en tres lienzos distintos la evolución de la obra desde la abstracción más pura hasta llegar a una cierta figuración. Esta es la idea que se trata de exportar a la partitura para violonchelo. Igualmente divida en tres movimientos, se realiza un viaje en dirección contraria. Mientras que el primer movimiento contiene figuraciones y armonías más reconocibles y menos abstractas, los siguientes movimientos conducen hacia la mera escucha del sonido, con combinaciones tímbricas y armónicas que establecen un discurso sonoro cercano a la abstracción.

 

Enrique Busto (1974-): SATOR (Mosaic I)

Compuesta en 2011, SATOR (Mosaic I) es la primera de un proyecto de obras para instrumento solista. Todas tendrán el mismo proceso compositivo: se construyen a modo de mosaico a partir de pequeñas células o materiales. Mosaic I está basado en el “cuadrado SATOR”. Se trata de un palíndromo encontrado en las ruinas de Herculano que fue sepultada por las cenizas del Vesubio en el año 79 a.C. Este cuadrado, al que se le atribuían propiedades mágicas, tiene la particularidad de que la combinación de sus cinco palabras originan diferentes espejos entre sí (horizontales y verticales). Cada letra de este palíndromo corresponde a un material que se abordará en la pieza de diferentes maneras (retrógrado, a la inversa, diferentes transposiciones...), creando un mosaico de diferentes cuadrados.

La pieza forma parte de un encargo de la revista Mina III, editada por el Real Conservatorio Profesional de Música “Manuel de Falla” de Cádiz y está dedicada al violonchelista Trino Zurita.

 

María Eugenia Luc (1958-): Lur

Lur, del euskera “tierra”, es una pieza para violonchelo solo escrita en 1997 y dedicada a Pierre Strauss. La obra desarrolla una única idea musical constituida por tres materiales de características sonoras y funcionales claramente diferenciables (un acorde, una nota tremolada y un glissando), los cuales se expanden a través de toda la tesitura del violonchelo en una constante transformación, siempre idéntica a su esencia, donde la complejidad del discurso y de los recursos técnicos están en función de la expresividad musical.

 

Josep Soler (1935-2022): Am Grabe Ferenc Liszt

El conjunto de obras para violonchelo de Josep Soler puede que sea el de mayor entidad en el ámbito de la música española, no sólo por el número de obras que el compositor catalán dedicó al violonchelo, sino también por la envergadura y la calidad de las mismas.

Am Grabe Ferenc Liszt [Junto a la tumba de Ferenc Liszt] (2014), escrita para Trino Zurita y grabada por el dedicatario en el disco Josep Soler: Les cordes de l’univers (FICTA), es una elegía que se mueve en torno a la materialización sonora del dolor, ya sea como manifestación física o como sentimiento de angustia interior. Como resultado, Soler nos ofrece una pieza de contrastes emocionales que van desde la expresión desgarradora al dramatismo lírico, pasando por los escalofriantes pizzicati metálicos que articulan la primera y segunda sección. A una tercera parte más contenida, le sigue la sección final, catártica, en la que la voz del violonchelo se torna espectral, se eleva hacia...

 

Francisco Martín Quintero (1969-): Inmanencia

Lo inmanente es algo “inherente a algún ser o [que] va unido de un modo inseparable a su esencia”. Aplicándolo a la música, con esta obra buscaba redescubrir la inmanencia del violonchelo y ampliar mi idea de entonces del instrumento. El azar hizo que su concepción coincidiera con varias pérdidas recientes de seres queridos, experiencias de “tránsito” que me hicieron someter el concepto además a una reflexión temporal sobre el cambio, lo único permanente.

 

Eneko Vadillo (1973-): Sabah

Según comenta Pedro Ordoñez, Sabah, que toma su nombre del modo musical árabe o maqam, presenta una estructura dividida en cinco números, cuyo orden debe decidir el intérprete. Este ligero azar previamente resuelto posibilita un grado de improvisación controlada -o taqsim- que recupera el ánimo performativo de una tradición musical tan viva como la andalusí. Con un material melódico que trasciende lo interválico para adentrarse en una línea quasi cantabile, Vadillo propone aquí una breve reflexión multifónica en torno a la nota do (sección I), un canto heterofónico con pizzicato y arpeggiato que recuerdan a la técnica propia del oud árabe y la guitarra (II) y que se extiende hacia el agudo a través de sucesivos glissandi (III). Seguidamente, Sabah nos abre un intenso y agresivo pasaje en el que el intérprete debe alternar entre técnicas convencionales y extendidas con una sucesión casi ininterrumpida de trémolos (sección IV) para finalizar con una glosa al silencio que nos abre al horizonte de lo imperceptible, ahí donde la escucha se vuelve introspectiva y trascendente (sección V).

Datos

Fechas y horarios
09 de marzo a las 20:00
Precio
Entrada libre hasta completar aforo