Ir a:

Buscador

cerrar

Sala Orive

Actuación de Los Músicos de Urueña. “El Romancero Tradicional en el Quijote”

Imagen del evento Actuación de Los Músicos de Urueña. “El Romancero Tradicional en el Quijote”

Los Músicos de Ureña

Tras más de veinticinco años de trabajo en diversas formaciones, y con una profunda experiencia en el campo de la música medieval y tradicional, César Carazo y Luis Delgado fundan en 1998 el grupo LOS MÚSICOS DE URUEÑA. Su propósito es el de llevar a cabo un trabajo creativo pero riguroso sobre la música antigua de la Península Ibérica, contando para ello con la proximidad cultural y geográfica del Magreb y de la Occitania medieval.

El nombre de Urueña se toma de la villa murada vallisoletana, que es sede del Museo de Instrumentos del Mundo, en el que se exponen al público parte de los fondos de la colección de instrumentos de Luis Delgado. Ésta reúne más de 1200 piezas.

Las transcripciones utilizadas parten del trabajo de los musicólogos especializados en el tema: Higinio Anglés, Arcadio Larrea Palacín, Ismael Fernández de la Cuesta, Joaquín Díaz, Luis Lozano Virumbrales, Julián Ribera Tarrago, etc. y las formaciones del grupo se adaptan a los programas y propósitos de cada concierto.

 

Notas al programa

El género romancístico está presente de modo fundamental en buena parte de la obra de Cervantes, pero particularmente en El Quijote. Más de una docena de veces vienen a la mente o a los labios de alguno de sus personajes los versos octosílabos adecuados, que no sólo les sirven de referencia para reflexionar sobre alguna situación particular, sino que son paradigma en el que basan sus argumentos. Quiere esto decir – y no es ninguna novedad recordarlo pues el tema se ha estudiado suficientemente que el romance era, en la época de Cervantes, la forma poética que mejor reflejaba el sentimiento y la cultura de todo el pueblo español. Si éste, como se ha dicho alguna vez, hablaba en octosílabos – es decir, utilizaba un particular ritmo interno en las frases para expresar sus ideas – bien pudiera ser por la cantidad de romances que recitó y cantó, más que porque sintiera una natural tendencia a manifestarse así. Cuando Cervantes encabeza el capítulo noveno de la segunda parte de El Quijote con la frase “media noche era por filo”, sabe, porque él mismo lo siente, que el lector -o quien escucha al lector – tarareará inconscientemente la melodía maravillosa del romance del Conde Claros de Montalbán. Tal melodía, transcrita por el catedrático Francisco de Salinas en la sexta parte de su obra De música libri septem, es la quintaesencia de la música renacentista y el triunfo de la sencillez frente al barroquismo que se anuncia. Con sólo tres notas, que luego se encargaría de ir armonizando interiormente el buen sentido musical de cada uno, el autor anónimo de esta melodía da en el clavo del acierto, del buen gusto, de la precisión y de la gloria estética. Y Cervantes, atento a la buena relación con el lector, preocupado siempre por comunicar en el lenguaje de todos, lo utiliza magistralmente.

Joaquín Díaz

 

Donde

Sala Orive

Dirección: Plaza de Orive, 2, 14002 Cordoba, Spain

Organiza

Delegación de Cultura del Ayuntamiento de Córdoba

PRECIO

Entrada libre

Inicio Miércoles 23, noviembre del 2016
Fin Jueves 25, mayo del 2017

Horario

20:00 h.

Documentos asociados